Algunas retóricas latinas del siglo XVI

Etiquetas

, ,


Google_booksSin duda alguna, Google Books es una formidable herramienta para quienes nos dedicamos a la investigación humanística. Muchas veces, trabajar con textos latinos renacentistas es una fuente de problemas, entre los que puedo destacar los siguientes:

  1. Encontrar un texto que resulte útil.
  2. Localizar ese texto en una biblioteca.
  3. Hacerse con un ejemplar manejable del texto.
  4. Conseguir una reproducción digital.

Encontrar un texto que resulte útil es un problema habitual al que siempre nos hemos enfrentado y que nos seguirá apareciendo mientras investiguemos. Suele resolverse a golpe de bibliografía especializada y de catálogos a los que acudir como primera fuente. En el campo de la Retórica de los siglos XV al XVIII, la referencia inmediata es el más que imprescindible Renaissance Rhetoric Short-Title Catalogue 1460–1700, de Lawrence D. Green y James J. Murphy. Es un catálogo de los de toda la vida, organizado por orden alfabético de autores y con mención de las bibliotecas en las que se han encontrado ejemplares, lo que nos facilita más o menos el segundo de los problemas antes mencionados.

Ahora bien, hacerse con un ejemplar manejable del texto y conseguir una reproducción digital son harina de otro costal. Aquí entran en juego tanto la cercanía que se tenga a una gran biblioteca de referencia (no es el caso de Almería) como la disponibilidad económica suficiente para poder, o bien desplazarse a ella, o bien encargar una versión electrónica. No es cuestión de hablar de desplazamientos al extranjero, y menos con la penuria que arrastramos para la investigación humanística, conque lo suyo es conseguir un PDF manejable.

En este momento es en el que entra en acción la red de redes. Internet nos permite acceder a los catálogos y fondos de las grandes bibliotecas de referencia, que cada vez cuentan con más copias digitales de sus colecciones antiguas, pero no es cosa de ir visitando biblioteca por biblioteca para buscar un solo texto ni un grupo de ellos. Para esto, nos facilita mucho el trabajo dirigirnos a los repositorios, grandes almacenes digitales que suministran el acceso a los textos de manera gratuita.

En el ámbito europeo, contamos con Europeana, una gran biblioteca digital en constante crecimiento que, no obstante, tiene unas ciertas carencias. He hecho hoy mismo un rastreo de prueba para que las podamos ver: el término de búsqueda ha sido “rhetorica“, que daba acceso a 1870 textos. Curiosamente, los resultados que aparecen en la primera página son de tratados escritos en latín, pero esta lengua no figura en el catálogo de idiomas por los que filtrar la información. Mal vamos, y peor llegamos cuando nos damos cuenta de que tampoco nos permite filtrar la búsqueda por fechas, luego su utilidad es limitada.

Mucho más práctico es el sistema de Google Books, con el que abría esta entrada. Más práctico porque sus herramientas de búsqueda, para ese mismo término “rhetorica”, me han permitido seleccionar un abanico temporal (entre 1500 y 1600), elegir sólo aquellos manuales que tienen una versión electrónica disponible y ordenarlos por fecha de edición. La combinación de esos tres criterios proporciona una gran cantidad de entradas útiles, manejables, localizables y disponibles. O sea, lo que necesito.

También tiene sus limitaciones, claro. De un lado, ofrece muchos textos repetidos (lógico, ya que proceden de distintas instituciones) o en ediciones de años distintos (cosa buena para quienes nos dedicamos a la realización de ediciones críticas filológicas), pero vienen bien, en cualquier caso.

Como ejemplo de lo dicho, he aquí una lista de los autores y textos que he encontrado por ahora (no pongo los que he localizado o conseguido por otras vías) y que he podido descargar en mi propio ordenador (a eso obedece el nombre de archivo que aparece en la tabla). Es una obra en progreso, sin duda, pero ya hay mucho material. Y eso que no he terminado de sistematizar los fondos del siglo XVII, mucho más abundantes que éstos…

retóricas

 

 

Anuncios

Minientrada

FÁBULA ELECTORAL TERCERA (CON PERMISO DE FEDRO)


Un candidato, cruzando una calle camino de un debate con dos eslóganes en la cabeza, en una valla vio su propio cartel retocado con Photoshop y con el lema de campaña del partido.

Convencido de que era aquel otro candidato (tan diferente quedaba en la foto), quiso robarle el lema pero, engañado por su propia falta de seso, se olvidó de sus eslóganes y no consiguió aprenderse tampoco el nuevo.

Minientrada

FÁBULA ELECTORAL SEGUNDA (CON PERMISO DE LOS CLÁSICOS)


En el calor de la campaña electoral, un candidato vio a su alcance la Presidencia del Gobierno.

Pensando que ya la tenía en el bolsillo, hizo varias declaraciones buscando el voto de los partidarios de su rival, pero la Presidencia se le alejó.

— “Tengo que intentarlo con más fuerzas” –se dijo– e hizo unas declaraciones más radicales, pero la Presidencia se le alejó.

Viendo que con sus palabras no se saltaba las intenciones de voto, intentó recuperar su discurso original, pero sus propios votantes se le alejaron.

Frustrado, confuso y deprimido, pensó el candidato:

— “¿Y quién quiere ser Presidente? Tampoco apoyaré un Gobierno presidido por ese otro”.

Minientrada

FÁBULA ELECTORAL PRIMERA (CON PERMISO DE ESOPO)


Oyó un votante las cosas que decía un candidato. Hurgó en sus palabras y encontró sólo un eslogan de campaña. Rebuscó en su programa y sólo encontró un cartel. Mirándolo en la pantalla de su móvil, dijo el votante:

– “Hermosa estampa. Lástima que no tenga cerebro”.

Los estudios de comunicación y la UAL

Etiquetas


Pagina-3-Paraninfo“¿Queda algo por hacer, se preguntarán ustedes? Hay estudiantes, hay profesorado dispuesto, hay personal investigador, hay publicaciones, hay un Máster, hay un Centro de I+D. Falta una cosa: poner en marcha el Grado en Comunicación y Nuevas Tecnologías que hace años aprobó la Junta de Andalucía para ser impartido en la Facultad de Humanidades. En mi opinión, ha llegado el momento de dar el paso e implantarlo. Si es necesario, posible y útil, ¿a qué esperamos?”

Origen: Los estudios de comunicación y la UAL, artículo publicado en el suplemento “Paraninfo” de Aula Magna (octubre 2015).