Etiquetas

, , , ,

Pues conviene que el orador se dedique con diligencia, no a satisfacer a quienes lo necesitan, sino a parecerle digno de admiración a quienes con libertad lo juzgan.

Cic. de or. I, 26, 119 ed. Wilkins.

Anuncios