Etiquetas

, , , , , ,

valerius_logo_finalMe preguntan muchas veces cómo es posible que alguien como yo se dedique a estudiar las retóricas eclesiásticas, y muchas veces contesto que mi objetivo no es hagiográfico: no las estudio para ensalzar a sus autores, sino porque el adoctrinamiento popular que se propaga tras el Concilio de Trento es la técnica de propaganda y de formación de masas más eficaz que ha habido hasta nuestros tiempos. Entender esto me ayuda a entender el mundo en el que vivimos.

Al fin y al cabo, el estudio de la Retórica no es sólo el de la τέχνη oratoria, sino también el del análisis de los mecanismos de persuasión y la coraza que nos defiende de los intentos de dominación por medio de la palabra pública.

La Retórica debería ser un estudio obligatorio desde la Educación Primaria, ya que ayudaría a formar ciudadanos con capacidad de criticar la logosfera en la que nos desarrollamos y capaces también de transmitir sus ideas con eficacia. No ayuda sólo a hablar en público, que también, sino a entender lo que se oye.

Supongo que esa vertiente crítica no es lo más adecuado para nuestros tiempos, en los que la Ley Wert ya ha dejado de lado el desiderátum de la formación de ciudadanos críticos y la ha sustituido, no por casualidad ni por inadvertencia, por la formación de ciudadanos productivos. La Retórica es la herramienta de la πόλις y, como tal, no debería quedar reducida a la educación de las clases dirigentes.