Todavía seguimos con lo de la Retórica como manera de enmascarar la verdad. ¿Vale la pena estar dos mil años igual? Necesitamos encontrar la manera de difundir que la Retórica no es una ‘kolakeutiké téchne’ (arte del maquillaje), sino la base de la comunicación humana. Para muestra, un ejemplo tomado de adn.es, pero que podría haber aparecido en cualquier otro sitio.

“Lo importante es saber que los políticos no son buenos mintiendo abiertamente, pero sí bailando alrededor de la verdad”, dice David Skillicorn, un matemático e informático de la Universidad de Queen’s en Kingston, Canada. Su trabajo consiste en determinar cuando son sinceros y cuando prefieren bailar en sus discursos.

La retórica de John McCain, Barack Obama y Hillary Clinton y de otros políticos están siendo analizadas al detalle, como publica la revista New Scientist.

Skillicorn ha establecido un algoritmo para evaluar cuando, en una conversación, alguien se presenta o presenta unos hechos que el propio orador cree que no son necesariamente ciertos. Dicho cálculo, cuyo resultado denominan spin, toma en cuenta el uso de la primera persona del singular y del plural, frases aclaratorias (las explicaciones extra puntúan a la baja), o verbos de movimiento, entre otros muchos factores.

Oratoria eficaz

Skillicorn tiene en su base de datos más de 150 discursos de políticos relacionados con la actual campaña electoral estadounidense. Una vez analizadas las palabras de John McCain, Barack Obama y Hillary Clinton, descubrió que pese a que todo está ensayado, se observan claras diferencias entre los que mejor saben maquillar la verdad. En líneas generales, los discursos de Obama contienen más nivel de spin o baile alrededor de la verdad que los de McCain o Clinton.

En un contexto donde 0 el nivel de spin habitual, Obama consiguió puntuar un 6,7 en su discurso de aceptación de la nominación demócrata para las elecciones. En cambio, McCain registró -7,58 y Hillary Clinton 0,15. Según el analista, los discursos de Sarah Palin, candidata republicana a vicepresidenta, suelen registrar una intensidad superior a la media.

“Obama usa muy bien su retórica”, afirma Skillicorn. Por ejemplo, los niveles se han multiplicado cada vez que Obama ha tenido qeu enfrentarse a problemas con la prensa, como cuando el Jeremiah Wright, reverendo de su antigua iglesia hizo declaraciones controvertidas.

“Cuando la crisis aparece, el spin aumenta”, confirma Skillicorn. “Obama es muy bueno usando la retórica para confrontar los problemas” y parece que le “funciona a juzgar por las encuestas posteriores”.

Anuncios