Etiquetas

, ,

Morales, Carlos Javier, Guía para hablar en público: método completo y práctico para las más diversas situaciones (edición corregida y aumentada), Madrid, Alianza Editorial, 2007, ISBN 9788420661568


Resumen del libro

En una época en que la comunicación se ha erigido como primordial instrumento de poder, los individuos que tienen la capacidad de manifestar eficazmente sus opiniones y conocimientos son los que acaban imponiéndose no sólo en los estratos más generales de la sociedad, sino también en ámbitos mucho más inmediatos, desde una comunidad de vecinos a reuniones de trabajo. De ahí que saber hablar bien en público se revele como una exigencia urgente para todos aquellos que persigan alcanzar ciertos objetivos profesionales. Elaborada por Carlos J. Morales, esta sencilla Guía para hablar en público, que no requiere ninguna formación previa en este campo, proporciona al lector un método completo y práctico para desenvolverse con éxito en las más diversas situaciones, desde cuando es necesario exponer unas ideas ante un conjunto más o menos amplio de personas, hasta aquellas ocasiones en que se requiere añadir cierta dosis de persuasión, como son entrevistas de trabajo o negociaciones.

Reseña

Cuando leemos el libro, encontramos que algo nos suena y que algo también nos gusta. El índice es muy revelador:

  1. Hablar en público: historia y actualidad.
  2. Caracteres generales de de un buen discurso.
  3. Preparación del discurso. La invención: recopilación de contenidos y elementos auxiliares.
  4. Preparación del discurso. La disposición: ordenación básica del discurso.
  5. Preparación del discurso. La elocución: estrategias verbales de persuasión.
  6. Preparación del discurso. La memoria: elaboración de un guión o manuscrito adecuados.
  7. Preparación del discurso. La acción: lenguaje no verbal, medios auxiliares y circunstancias previsibles en la ejecución del discurso.
  8. Recapitulación de las fases anteriores y preparación simplificada.
  9. Tipos de discurso.
  10. Ejercicios para una autoevaluación continua.

Para quien no sabe nada de Retórica, la relación de contenidos tiene muy buena pinta. Y la secuenciación, también. Por no hablar de ese apartado de “Ejercicios para una autoevaluación continua”. Desde este punto de vista, el libro está muy bien.
Para quien algo sabe de escritura científica, se echa de menos la inclusión de una bibliografía básica, con manuales y estudios modernos. No debemos olvidar que en la esencia de la honestidad intelectual está revelar las fuentes de nuestro trabajo, de modo que puedan ser comprobadas, valoradas y, llegado el momento, discutidas.
El problema es que, si se incluyera una bibliografía básica, o alguna referencia mínima, podríamos ver que la estructura es cualquier cosa menos novedosa. De acuerdo, ni Aristóteles, ni Quintiliano, ni San Agustín, pueden pedir compensaciones por derechos de autor, pero…
Desde el punto de vista doctrinal, mezcla, por ejemplo, la estructura clásica de las operaciones retóricas con un desarrollo de la intellectio que nos tiene que recordar las enseñanzas de Heinrich Lausberg. Al tiempo, se ciñe a la existencia de tres géneros retóricos que no son los aristotélicos, sino algo levemente diferente con ecos modernos.
Hay también elementos curiosos en el capítulo de las prácticas: de un lado, la alusión a grabar los ejercicios en una cinta de casete, cosa que nos retrotrae a fuentes de hace ya bastantes años; de otro lado, las preguntas para la valoración del discurso, que nos recuerdan el método de algún otro manual de Retórica, como el de Stüder.

Conclusiones

Un buen método de Retórica, sin duda. No pasará a la Historia, aunque le reportará algún beneficio editorial a su compilador. Le falta revelar sus fuentes o confesar que se está tomando a Quintiliano y resumiéndolo. Pero nadie es perfecto… ¿O sí?