Etiquetas

, , , , ,

“¿Y qué puedo decir del miedo al ridículo, que de tal manera se asienta en las mentes de algunos al comienzo de su discurso que sus miembros se les aflojan cuando están a punto de empezar, y les tiemblan las rodillas, y de ninguna manera son capaces de vencer el miedo? ¿Pues de dónde viene esta compulsión tan sobrecogedora que se cierne sobre los que están a punto de empezar su discurso, si no es del miedo y del riesgo del ridículo? ¿Y de dónde nace este miedo al ridículo sino de un ansia desmesurada de gloria?” Fray Luis de Granada, Ecclesiasticae Rhetoricae sive De Ratione Concionandi libri, Lisboa, Antonius Riberius, 1576, libro I, capítulo 5. (La traducción es mía)

Él habla del predicador y su miedo al fracaso, pero da igual que lo extendamos a cualquier tipo de orador. Poco más se puede decir para explicar el motivo del miedo antes de empezar un discurso. Conocidos los motivos, fácil será poner los remedios.