Etiquetas

, , , ,

Muchas veces, llega un momento en el que no somos capaces de organizar nuestras ideas. O bien tenemos muchas, o bien tenemos tantas que no llegamos a percibir ni siquiera su existencia. Es un síntoma de nuestros tiempos que el exceso de información nos produzca la desazón de la falta de un criterio propio.

Ocurre también cuando hay que planificar una intervención, un escrito, una alocución… El famoso síndrome del papel en blanco tiene, en realidad, dos partes:

  • No se nos ocurre nada
  • No sabemos dónde poner cada cosa

Para lo primero, tenemos las técnicas retóricas de la investigación por medio de la cadena que va desde los lugares comunes hasta las argumentaciones pasando por los argumentos; para lo segundo, lo más práctico es contar con disciplina, papel y lápiz.

Una técnica que me ha llamado la atención es la del mind-mapping o mapa mental, sobre todo por su sencillez. Arriba hay un vínculo que enlaza con otro blog en el que se da una buena descripción y mejor listado de las herramientas informáticas que se pueden utilizar.

Si a alguien le interesa, se podría incluso hacer una comparativa y una valoración.