Con esta serie, intentaré llevar una especie de diario de clases que me sirva para ir recordando lo que hice, cuándo lo hice y las impresiones que he ido sacando. Veremos hasta dónde llegamos.

Después de la presentación de ayer, me encuentro con que las normas de la Universidad de Almería nos obligan a empezar las clases cuando todavía hay gran número de estudiantes matriculándose. En estas condiciones, la planificación de la docencia se hace bastante más difícil, ya que va a haber gente apareciendo todos los días, pero también gente que decide cambiarse de asignatura mientras todavía puede. No tendría sentido empezar a desarrollar un programa docente con un mínimo de garantías, conque he visto que resulta más práctico ir abriendo boca con otros tipos de actividad.

Por lo pronto, dedicaremos la mitad del tiempo a micro-prácticas de Retórica; la otra mitad, a trabajo de documentación en la Biblioteca y en Internet.

Ejemplo de micro-prácticas:

  1. ESTRUCTURACIÓN DEL DISCURSO: Pedirles a los estudiantes que se presenten y cuenten qué hacen en esta asignatura. Después, evaluación de las palabras de cada uno y de las propias impresiones sobre sus carencias (inseguridad, miedo al auditorio, no se conocen entre sí, no saben de qué va el profesor…). Acto seguido, se les proporciona un esquema de estructuración del contenido: contestar a las preguntas Quién soy, Qué estudio, Qué espero de la as¡gnatura, Qué necesito aprender de ella. Con esto en mente, vuelven a presentarse y vuelven a evaluar cómo les ha salido.
  2. PREVISIÓN DEL AUDITORIO: Pedirle a alguien que me venda un encendedor de bolsillo. Evaluar cómo lo ha hecho, qué le ha sobrado y faltado. Pedirle a otra persona que convenza a alguien para que fume / no fume un cigarrillo.
  3. ENFRENTARSE AL AUDITORIO: Contar un chiste y recitar la tabla del dos. Analizar qué diferencia hay en la actitud con la que se aborda la tarea.