Etiquetas

A mis estudiantes les he encargado que busquen quince webs de retórica y las sometan a un pequeño examen de contenidos, navegabilidad y calidad. He encontrado de todo y, fundamentalmente, páginas en las que se habla de todo menos de la nobilísima arte retórica.

A ratos, encuentro referencias a artículos en revistas electrónicas; a ratos, webs que hablan de persuasión, retórica y publicidad (esto se acerca algo a lo que les he pedido), webs de algún que otro Departamento universitario… Al menos, una buena cosa es que se remiten también a LibroDeNotas.com, una especie de manual que es de lo mejorcito que se puede ver en el panorama español, y también a la Wikipedia, que contiene un artículo más o menos descriptivo. Todas las webs (o casi) se caracterizan por ser españolas o pertenecientes al ámbito hispano.

O sea, que no han tenido, en general, la picardía de buscar utilizando el término en otros idiomas. Les habría facilitado la vida. Ya les daré pistas más concretas.

Todo esto me lleva a pensar si realmente sabemos utilizar la Internet. ¿Para qué queremos darle vueltas a todo eso si, al final, lo único que conseguimos es una suma de elementos de cuya utilidad no sabemos si fiarnos o no? El problema de todo esto es que acabamos creyéndonos a pies juntillas cualquier cosa que nos vendan bajo el nombre de Retórica, como si el mero hecho de poder ver impresas las letras en la pantalla de un ordenador ya le confiriera a su autor la calidad necesaria.