Catulo en Luis Antonio de Villena

ImageAlrededor de mis 25 años trabajé en Catulo.

Juvencio -la flor de los Juvencios- alegraba mis noches

en antros deliciosos donde la libertad se estrenaba de nuevo
entre la transgresión del cuerpo moceril y el loquerío.

Mi vida no era sino vida. Mi oficio, placeres
y letras que se volvían placer, como siempre lo fueron.
No pensaba el futuro. Era demasiado ancho ese futuro.
Todo cabía. Viví en un presente bohemio, esnob y catuliano.

¿Qué más quería? Latín en los labios juveniles
y un afán de libertad y dicha interminables.
Acaso me faltaba independencia. Acaso pude trabajar mejor.

Acaso al amor debí entregarle algo. Era placer y noche.
Calles de madrugada, bares cutres, chicos maravillosos…
¿Dónde fue aquel tiempo entero? Sólo Catulo permanece y dura.

Luis Antonio de Villena, “El sol de Verona”, 10 sonetos impuros, Sevilla, Renacimiento, 2003, p. 17

 

About these ads

2 Trackbacks to “Catulo en Luis Antonio de Villena”

¿Qué te parece?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.020 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: